A las cuatro de la madrugada

Encontré este poema de una poetisa polaca, Wislawa Szymborska, que describe como nada esa hora tan especial de la madrugada que nos asalta como un espectro y nos estremece por su vacío a veces, o su vértigo:

 

Las cuatro de la madrugada

Hora de la noche al día.

Hora de un costado al otro.
Hora para treintañeros.
Hora acicalada para el canto del gallo.
Hora en que la tierra niega nuestros nombres.
Hora en que el viento sopla desde los astros extintos.
Hora y-si-tras-de-nosotros-no-quedara-nada.
Hora vacía.
Sorda, estéril.
Fondo de todas las horas.
Nadie se siente bien a las cuatro de la madrugada.
Si las hormigas se sienten bien a las cuatro de la madrugada,
habrá que felicitarlas. Y que lleguen las cinco,
si es que tenemos que seguir viviendo.
Compartir |

se acerca el 29 de julio, día internacional de la traga maluca

El 29 de julio se celebra el día internacional del mal de amores.

No importa si el cielo está despejado, no importa si en los árboles los gorriones cantan o si a lo lejos se oye la carcajada de un niño.

Es un día gris, lleno de soledad. Es el día de la melancolía, la gastritis y la rabia.

Celebramos los amores atascados, los besos inconclusos, los abrazos deseados y denegados.

Celebramos que todo es una mierda y que así no se puede vivir.

Celebramos la depresión

La mirada afiebrada en el espejo

La flacura excesiva

Celebramos que existe la cama

La oscuridad

Celebramos que podemos fingir enfermedad, cansancio, malestar

Sin aspirinas, sin termómetro, sin nada que sirva de verdad

No nos queda más remedio que

Celebrar

Compartir |